viernes, 31 octubre, 2014
NOTICIAS LOCALES

Entre la sombra y la luz


Publicado en:   |   Actualizado en: May 14, 2013 at 01:39 PM
TAMPA -

José Manuel Godínez Samperio recibió su título de graduado en Leyes en mayo del 2011; dos meses después, realizó el examen de reválida requerido por la Junta de Examinadores del Colegio de Abogados de la Florida y lo aprobó, pero aún está esperando una respuesta para saber si podrá ejercer su profesión debido a su condición de indocumentado.

"Antes de tomar el examen, le dije a la Junta de Examinadores que yo no tenía papeles; entonces, mi abogado hizo una petición para que se nos exentara del requisito de demostrar documentos migratorios, y la Junta aprobó la petición; en septiembre, me enteré de que había pasado el examen", contó Godínez Samperio, de 26 años, quien nació en México y emigró a Tampa, con sus padres, a los nueve años de edad y con visa de turista.

Después de aprobar el examen, faltaba la investigación sobre sus antecedentes.

"En noviembre, recibí la carta en que me decían que no iban a continuar con la investigación hasta que la Corte Suprema contestara la consulta que la Junta de Examinadores le había hecho: sobre si un indocumentado podía ser abogado en este estado; y, desde entonces, la Corte, pues, no ha dicho mucho", señaló.

Aclaró que, al abordar su caso, solo habla "lo que me ha dicho mi abogado, porque no puedo dar una opinión jurídica".

"La Junta no se negó a admitirme, solamente detuvieron el proceso mientras la Corte contestaba la consulta. En julio, recibí la notificación de que la Junta de Examinadores había determinado que yo era una persona de buena conducta. Pero ellos no continuarán el proceso porque le han hecho la consulta a la Corte", dijo.

Godínez Samperio estudió en Florida State University (FSU), en Tallahassee, donde obtuvo su Juris Doctor, similar a lo que en Latinoamérica se conoce como Licenciatura en Ciencias Jurídicas (o Derecho). La diferencia es que, para obtener ese título en Estados Unidos,  primero hay que estudiar una licenciatura distinta; en este caso, Godínez Samperio previamente se licenció de Antropología en New College of Florida, en Sarasota.

Obtuvo ayuda para financiar ambas carreras universitarias debido a su rendimiento académico: en la escuela secundaria Armwood, en Seffner, se graduó como "valedictorian", el estudiante con las mejores calificaciones de su clase graduanda.

"Logré conseguir muchas becas porque iba con las notas más altas. Mi ‘GPA’ (promedio de calificaciones) era de más de seis puntos. Pero solo eran becas privadas, no puedo recibir becas del gobierno, y ese es un inconveniente muy grande; pero hay muchos otros impedimentos, especialmente de papeleo", comentó.

Ahora, ya graduado, aunque no ha obtenido el permiso para laborar como abogado, ha hecho algunas pasantías de abogacía.

Después del esfuerzo por estudiar y obtener dos títulos universitarios, Godínez Samperio expresó sentirse "un poco impedido por el momento".

Y agregó: "Pero también me siento con mucha fuerza y apoyo. Me he dado cuenta de todo el apoyo que hay de parte de la gente, desde mi familia y amigos, hasta miembros del Congreso federal, de todo tipo de gente. Ha sido una experiencia increíble".

Según Sandy D’Alemberte, abogado de Godínez Samperio, la Corte Suprema tiene que decidir si le otorga licencia a Godínez Samperio para que este pueda dar asesoría jurídica y, aunque no se sabe cuándo recibirán la respuesta, D’Alemberte señaló tener "grandes esperanzas de que la Corte Suprema de Florida hará el trabajo correcto".

Mencionó que, de obtener la licencia, "José (Godínez Samperio) puede decidir practicar la ley en otros lugares o países. Hay personas que están trabajando en Londres (Inglaterra), en el Caribe y en México, y José pudiera usar esa credencial aun si no es aceptado aquí", explicó.

Además, desde el pasado 15 de junio, hay otro aspecto que podría beneficiar a Godínez Samperio: la medida lanzada por el presidente, Barack  Obama, relacionada con las inquietudes de estudiantes indocumentados, y que favorecería a personas menores de 30 años.

Utilizando su poder de decreto presidencial, Obama lanzó el plan de Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), bajo el cual se suspenderán las deportaciones y se ofrecerán permisos de trabajo por dos años. Al lanzarlo, Obama dijo que ese plan iba dirigido "específicamente para Dreamers", refiriéndose a quienes promueven el DREAM Act, un proyecto de ley que fue rechazado hace dos años por el Congreso y que abriría el camino hacia la residencia permanente para muchos estudiantes.

Según el Departamento de Seguridad Nacional, hasta enero del 2011, había más de 11.5 millones de "inmigrantes no autorizados".  Esa institución anunció, esta semana, que ha recibido 72 mil peticiones, y que han sido aprobadas algunas de ellas, aunque no precisó la cantidad.

De acuerdo con cifras del Centro Hispano Pew, alrededor de 1.7 millones de personas podrían beneficiarse con esta orden ejecutiva, en la cual pueden ser considerados los que llegaron al país antes de los 16 años y han residido aquí, por un mínimo de cinco años, antes del 15 de junio del 2012.

El pasado 15 de agosto fue el inicio de envío de solicitudes para la Acción Diferida, y Godínez Samperio envió sus documentos, junto con los $465 que se debe pagar por el proceso al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés).

"Eso lo estamos viendo con mi abogado, que ya avisó a la Corte que yo envié mi solicitud para la Acción Diferida, y esperamos que la Corte tome eso en cuenta", manifestó Godínez Samperio.

Añadió que siempre ha tenido "muchas esperanzas, y claro que ahora, con la Acción Diferida, se han aumentado porque siento que tengo más puntos a favor; pero, todavía no tengo el papel en mano, tengo que esperar respuesta de Inmigración y de la Corte".

Su abogado contó que decidió encargarse del caso de Godínez Samperio gratuitamente  "porque él es un muy buen estudiante y una muy buena persona".

D’Alemberte fue miembro de la Cámara de Representantes de la Florida y presidente del American Bar Association y de FSU, institución en la cual imparte clases de Leyes.

"José fue uno de mis cuatro mejores alumnos, con muy buen carácter para ser abogado", expresó.

Godínez Samperio dijo que el estar tanto tiempo sin trabajo ha sido muy difícil. Contó que vive con sus padres y que pasa mucho tiempo organizando el movimiento a favor de los derechos de los inmigrantes, en el cual ha estado activo por nueve años. Pertenece a United We Dream: Tampa Bay, una organización creada para informar sobre el DREAM Act y ayudar a estudiantes y padres de familia.

"Hay que apoyar a los inmigrantes, hay mucha explotación en este país; y este logro que nosotros conseguimos con Barack Obama es un primer paso, es una curita para una reforma amplia que se tiene que hacer", puntualizó.

En un ensayo que escribió para ingresar en el 2008 a la facultad de Derecho de FSU,  y agregado entre los documentos que la Corte Suprema hizo públicos cuando declaró su caso de alto perfil, Godínez Samperio señaló:

"Cuando yo tenía nueve años, cometí un acto tan sacrílego, tan indescriptible y tan vil, que me convertí en una amenaza para la seguridad nacional y en un potencial terrorista. Confieso mi ofensa: no me resistí a mis padres, quienes me sacaron de la pobreza de México para vivir ilícitamente en los Estados Unidos de América".

***************************

Para comunicarse con nuestro reportero:

gabrego@centrotampa.com

CAbrego@tampatrib.com

o al 813-259-8478.

 

Comments

Part of the Tribune family of products

© 2014 TAMPA MEDIA GROUP, LLC