jueves, 23 octubre, 2014
NOTICIAS LOCALES

"Hago mi trabajo a conciencia"


Publicado en:   |   Actualizado en: May 14, 2013 at 12:47 PM
TAMPA -

Martha Bonilla aplica a cabalidad la conocida frase: ‘El trabajo dignifica al hombre’.
Bonilla nunca pensó que su trabajo para el Departamento de Servicios Ambientales en el Tampa General Hospital (TGH) la haría merecedora de dos reconocimientos: Presidential Award y Heart of Healthcare.

"El Presidential Award es una mención que damos acá por el desempeño sobresaliente, la puntualidad y el comportamiento de nuestros empleados. Y Martha fue nominada por su departamento, y fue una de las ganadoras", dijo John Scolaro, supervisor de la galardonada y director de Servicios Ambientales en el TGH.

El premio al que se refería Scolaro lo conceden a cerca de una docena de empleados cada año, de entre 6,400 personas que trabajan en el TGH.

Tras ese reconocimiento interno, Scolaro — quien tiene a cargo 340 personas que trabajan en limpieza, transporte y control de plagas— nominó a Bonilla al premio nacional Heart of Healthcare, el cual le fue otorgado recientemente.

Según un comunicado, ese premio hace parte de una campaña que reconoce a los profesionales más destacados que trabajan en servicios ambientales (labores de limpieza) y es un reconocimiento nacional que realizan la Asociación para la Salud Ambiental (AHE), la Asociación Americana de Hospitales (AHA) y la compañía Kimberly-Clark.

"Martha trabaja en una área difícil en ICU (Unidad de Cuidados Intensivos). Donde ella trabaja hemos tenido cero infección, y es por sus esfuerzos", dijo Scolaro. "No es solo trapear el piso o encerarlo, sino que ella realmente piensa en los pacientes y se merece el reconocimiento".

Bonilla, de 52 años, ya había tenido experiencia en servicios ambientales en California, donde vivió por 20 años.

"Trabajé en Los Ángeles en un hospital pequeño y ahora en el TGH llevo seis años", dijo Bonilla.

"Llevo un año en D2 (segundo piso) y ahí nos dedicamos a limpiar el cuarto de los pacientes, las estaciones, the waiting room y los baños. Hay que tener experiencia", explicó Bonilla acerca de las tareas que efectúa a diario en el hospital.

Y es que limpiar es un trabajo arduo.
“Un hospital depende mucho de la limpieza, ”uno tiene que hacer el trabajo lo mejor posible y hacer paso por paso toda la limpieza. Yo hago mi trabajo a conciencia”, afirmó Bonilla, de origen salvadoreño.

Contó que, aunque no necesita licencia para hacer su trabajo de limpieza, sí es necesario tener práctica y agregó que el TGH les dá entrenamiento a los empleados acerca de los productos que deben utilizar e incluso a ella le han dejado entrenar personal nuevo.

A la unidad de cuidados intensivos que trabaja Bonilla llegan pacientes que han tenido ataques cardiacos, en su mayoría, y ella sabe la importancia de mantener el ambiente perfectamente higiénico.

"En los últimos dos años que Bonilla ha trabajado en este departamento, la tasa de infecciones hospitalarias ha sido cero. Trabaja bien con sus compañeros, pacientes y miembros de la familia y se considera un activo muy valioso para la organización", reza un documento.

Scolaro dijo que saben que el área donde Bonilla hace la limpieza está libre de infecciones por un control de calidad que realizan, diferentes reportes e incluso seguimiento que hacen con pacientes. Sin embargo, aclaró que es un trabajo en equipo porque de nada serviría un trabajo de limpieza perfecto si el personal de enfermería no fuera igualmente cuidadoso y aséptico.

Bonilla llegó a Tampa tras venir de vacaciones a visitar a un familiar y "se enamoró de la ciudad".

"Tampa es más tranquila", dijo Bonilla cuando se le preguntó el por qué se mudó desde Los Ángeles, una ciudad que goza de un alto índice de población hispana, en buen número centroamericanos.

Bonilla contó que llegó a los Estados Unidos pues su novio, quien es hoy en día su esposo, "la mandó a traer". Ella pasó a través de la frontera con uno de sus hijos. Una vez en territorio estadounidense y tras bastante trabajo y una amnistía, logró su permiso de trabajo.

"Por muchos años trabajé con mi permiso de trabajo, y luego gracias al NACARA (Ajuste Nicaragüense y de Alivio para la Región Centro Americana) ya pude obtener todos mis papeles", dijo Bonilla, quien desde entonces ha ido a El Salvador a visitar a sus padres.

¿Qué hace en su tiempo libre?
“Tengo dos nietos, los cuido y me gusta salir a caminar e ir a la playa con mi esposo”, dijo Bonilla. 

Comments

Part of the Tribune family of products

© 2014 TAMPA MEDIA GROUP, LLC